¿Dónde puedo usar las escamas de sal marina? Si te has hecho esta pregunta alguna vez no dejes de leer.

Es habitual cuando cocinamos en nuestro día a día dejarnos llevar por la rutina y las costumbres. A veces, pequeñas innovaciones resultan tan sencillas como cambiar la textura o el sabor de productos tan básicos como la sal.

Te animamos a usar las escamas de sal marina, en todas sus variedades, para aportar una textura crujiente y delicada a tus platos, además de aportar un aspecto más sofisticado a tus elaboraciones culinarias.

Desde Bras del Port os aportamos diferentes variedades de escamas de sal marina para adaptarlas a cada ocasión: natural, al vino tinto y al humo con jengibre. Tres sabores únicos que harán las delicias de tus comensales.

A continuación te dejamos unas pequeñas ideas para preparar aperitivos y postres sencillos y deliciosos con ese toque tan fantástico que dan las escamas de sal.

Escamas de sal marina en versión salada

Tostas para todos los paladares.

  • Tosta con mermelada de pimientos rojos, una loncha de bacalao ahumado y unas escamas de sal marina al humo con jengibre.
  • Tosta con cebolla carameliza, queso de rulo de cabra y escamas de sal marina al vino tinto.
  • Tosta con guacamole, un par de cherrys partidos por la mitad y escamas de sal marina.
  • Tosta con humus de garbanzos, un trozo de caballa y unas escamas de sal marina al vino tinto.

Chips de vegetales.

Sin duda un aperitivo sencillo y delicioso. Precalienta el horno a 180º mientras preparadas las láminas de vegetales como boniato, patata, zanahoria, chiribía,… Puedes cortar rodajas muy finitas con ayuda de una mandolina. Después, colócalas sobre papel de horno y salpimenta al gusto antes de dejarlas unos 15-20min. En cuanto las saques del horno, espolvorea con unas escamas de sal marina.

Tomate crispy.

Las escamas encajan perfectamente con todo tipo de vegetales, especialmente en ensaladas y a la plancha. Unos tomates maduros, cortados en taquitos y aderezados con aceite de oliva virgen extra, un poco de pimienta y el toque de las escamas, son irresistibles.

Cremas y salsas.

Las escamas de sal marina son ideales como toque final para potenciar el sabor y darle ese toque crocante a cremas y salsas como humus, guacamole, gazpacho…

Escamas de sal marina en versión dulce

Tejas de chocolate.

Necesitarás fundir un par de tabletas de chocolate negro (al menos 80% de cacao). Recuerda ir fundiéndolas en pequeñas tandas de pocos segundos e ir moviendo entre cada tanda. Una vez fundido el chocolate, repártelo en pequeñas cucharadas sobre un papel de horno y añade por encima las escamas de sal marina y frutos secos como pipas de calabaza o trocitos de pistacho. Puedes ir probando con los frutos secos que más te gusten hasta descubrir tu combinación favorita.

Manzanas al caramelo salado.

Fundimos un buen puñado de caramelos toffee y nata líquida (unos 125ml por cada kilo de caramelos – como para 4 manzanas grandes) en un cazo hasta que quede una mezcla homogénea. Pinchamos las manzanas (previamente lavadas) con un palo a modo de piruleta, y las sumergimos en la mezcla.

Las apoyamos sobre papel de horno y las aderezamos con escamas de sal marina. Recuerda dejarlas enfriar antes de degustarlas 😉

Galletas cubiertas.

Otro postre rápido y fácil consiste en realizar unas galletas tipo “María” con chocolate fundido, mermelada y sal en escamas. Tan sólo debes untar las galletas con mermelada del sabor que más te guste y bañarlas en chocolate. Deja las galletas sobre papel de horno para que seque el chocolate y espolvorea con escamas antes de que se seque.

Te dejamos el enlace a nuestro canal de recetas de Youtube para que puedas ver otras recetas interesantes.